?

Log in

 
 
07 December 2011 @ 06:54 pm
Carlos y el musical Grease  
Dudo mucho que nadie venga aquí a abroncarme o a llevarme la contraria, entre otras cosas porque esto no lo lee nadie. Partiendo de esta base, me lanzo directa a un monólogo sin público para hablar, ya con cierta distancia, de un musical flojito con un artista brillante.

Grease, el musical es poquita cosa. Resulta alegre, el elenco se implica y poco más. El único que consigue que ese musical roce la perfección es precisamente Carlos. Cuando él sale a escena, lo que hacía un instante era simplemente simpático se convierte en espectacular. La calidad se alcanza con esfuerzo, y el talento se tiene. Carlos Torregrosa posee ambas cosas a manos llenas. Calidad, talento y una seguridad pasmosa en las tablas. El juego que dan tanto su actuación impecable como su voz inmensa, es infinito.

Todavía me pregunto a quién le interesa que semejante talento no esté donde se merece. ¿Por qué no lo llaman para algo realmente grande, a la altura de su voz?. ¿Dónde están los productores, los que saben de música, las personas que reconocen la verdadera valía?. Si están, o no se enteran de nada o no quieren enterarse, vaya usted a saber las razones.

Sigo pensando que la mayoría del público asistente es limitado. Tanto en la percepción de la grandeza como en conocimientos musicales. Paletos que no han escuchado música en su vida y, por lo tanto, incapaces de distinguir lo bueno de lo mediocre. Es ponerles a un cachitas o a una rubia delante, y empezar a babear sin ningún tipo de sentido crítico. Por eso mismo si yo les digo que fui a ver el músical únicamente por ver a Carlos, se ponen hechos un basilisco y empiezan a rebuznar, alegando no sé qué razones que carecen absolutamente de fundamento. Eso cuando no intentan darte clases de... ¿de qué?. De qué, si no tienen ni puta idea. 

Entonces, desde este lugar que no lee nadie, yo digo que fui a ver Grease para disfrutar de la brillantez de un músico único, un cantante superior, y un actor estupendo. Fue el mejor, siempre será el mejor y le deseo toda la suerte del mundo. Que de un musical mediocre llegue a un musical grandioso alguien que es tan grande como grande son su modestia y su humanidad. 

Está en Barcelona y es canela fina.